Frases célebres de Edgar Alan Poe

 

Edgar Alan Poe

 

Los cuentos de terror o cuentos góticos constituyen la obra más conocida​ y propiamente genuina de Edgar Alan Poe. Heredero directo de dicha corriente, según el estudioso Benjamin F. Fisher, Poe pretende, sin embargo, no tanto «helar la sangre» del lector («curdling the blood», expresión inglesa de la época) como compatibilizar lo gótico con la plausibilidad psicológica, logrando elevar el género a la categoría de gran arte.197​ El bostoniano modifica el goticismo, además, restándole elementos sobrenaturales, como en su magistral relato “El gato negro”, en que el desencadenante del horror final es un gato vivo. Lo que traza de algún modo Poe en sus principales relatos es una suerte de «geografía de la imaginación».

 

 

Debido a su imparable y continua adicción al alcohol y las drogas, Allan Poe falleció a la temprana edad de 40 años prácticamente como un vagabundo. La causa exacta de su muerte nunca fue aclarada pero se habló del cólera, de las drogas, de fallo cardíaco, de tuberculosis o incluso de suicidio.

Algunas de sus frases mas celebres:

“La belleza de cualquier clase en su manifestación suprema excita inevitablemente el alma sensitiva hasta hacerle derramar lágrimas”.

“El demonio del mal es uno de los instintos primeros del corazón humano”.

“A la muerte se le toma de frente con valor y después se le invita a una copa”.

“La ciencia no nos ha enseñado aún si la locura es o no lo más sublime de la inteligencia”.

“El único medio de conservar el hombre su libertad es estar siempre dispuesto a morir por ella”.

“Para nada me asusta el peligro, pero si la consecuencia ultima: el terror”.

“Los que sueñan de día son conscientes de muchas cosas que escapan a los que sueñan sólo de noche”.

 

 

“Más cuerdo es, el que acepta su propia locura”.

“Tengo una gran fe en los tontos, autoconfianza le llaman mis amigos”.

Pulso Electromagnético (2011)

 

Pulso Electromagnético (2011)

 

En esta novela vuelvo a tratar el tema de la intersección de los mundos pero a un nivel menos onírico. En Pulso Electromagnético, Max Hurter es un presentador de radio e investigador de fenómenos paranormales que vive en la ciudad industrial de Yashmare. Su mayor deseo es encontrar la respuesta a una de las preguntas más importantes de todos los tiempos: ¿hay vida después de la muerte? Un fiel defensor del más allá, pone todo su empeño en demostrar que este mundo no es único y final, sino que hay una evolución posterior de nuestras almas. Sus teorías se ven frustradas cuando un científico anuncia que ha encontrado un remedio para la “enfermedad” de la muerte, y pretende negar su inevitabilidad.

Max está convencido de que esas prácticas antinaturales no traerán nada más que problemas para el ser humano y considera su obligación impedir que eso ocurra. Por otro lado, una misteriosa mujer aparece después de una tormenta que posiblemente no tenga un origen natural , sino que esté relacionada con los experimentos sobre el medio ambiente. Entre Max y ella surge un sentimiento de aprecio y odio mientras se enfrentan a la muerte, tanto metafórica como literal. Cuando ella le asegura que esa forma tan obsesiva de acercarse a la muerte que él tiene le aleja de la propia vida, Max cree que en esa mujer están las respuestas a todas sus preguntas.

Pulso Electromagnético trata las cuestiones de la vida y la muerte, el más allá, otros mundos y la posibilidad de entrar en contacto con ellos. Además está presente el temas de la experimentación y su parte ética. Todo eso se desarrolla sobre el fondo de una ciudad industrial en el período de decadencia. Fábricas abandonadas y laboratorios secretos componen el escenario de la novela.

 

Visualizar relato

 

Safe Creative #1712045012236

Leyendas de Noche y Frío (2008)

 

Leyendas de Noche y Frío (2008)

 

Leyendas de Noche y Frío es una novela que reúne los principales elementos de la novela gótica: por un lado tiene un protagonista trágico y atormentado, un alma solitaria rodeada de silencio y misterio que busca su lugar en el mundo. Por otro lado desarrolla una historia de amor imposible, inspirada en mis preferidos relatos de E. A. Poe. Además de ser una novela que evoca el romanticismo oscuro, es una especie de metanovela que reflexiona sobre los límites entre la realidad y la ficción.

Leyendas de Noche y Frío explota una historia de relación entre el personaje y su escritora. Ella escribe sobre el Narrador, un ser obligado a vagar entre los mundos toda una eternidad como consecuencia de la incesante huida de sus peores miedos. Es el que mejor cuenta las historias de miedo al oído de los que anhelan escuchar sus leyendas, porque no hay una sensación más auténtica y fuerte que el miedo.

El Narrador pasa de un mundo a otro porque conoce las entradas y salidas y es perseguido por tener ese conocimiento. Es un vagabundo, por lo que a lo largo de la novela recorre diferentes espacios: bosques encantados, casas abandonadas, cámaras de tortura…

Cuánto más avanza el cuento sobre el Narrador más se adentra su autora en los mundos sobre los que escribe. Mundos entrelazados que fluyen uno a través del otro, sin que sus habitantes comprendan dónde están las fronteras. Leyendas de Noche y Frío presenta una reflexión sobre el proceso creativo donde se plantean las eternas preguntas: ¿quién es más real, el creador o su criatura?, ¿son nuestros miedos los que plasmamos en nuestras obras?

 

Visualizar relato

Safe Creative #1712045012298